Astrolabio: «Que tu espacio sea disidente no significa que sea seguro, ni nosotres mismxs por tener nuestro protocolo podemos asegurar que no hay acoso pero lo que sí hay es acción para evitarlos»

Pensar en la construcción de un espacio seguro para bailar y disfrutar la música es algo que casi obviamos . En las fiestas y en los espacios dedicados a la música electrónica si ocurren situaciones de acoso y es una realidad innegable. Muchas veces puede ser un simple roce, un beso o una mano sin medir un gesto de consentimiento. Aunque la pista de baile es un lugar en que las personas se abren al contacto con lxs demás, nuestra energía y movimientos no puede ser confundida ni tampoco interpretada como un consentimiento para algo más si es que la persona así no se lo plantea.

Si bien, muchas fiestas reciben en su público a personas con diferentes identidades de género, incluso en este ambiente pro comunidad LGBTIQ+ se viven experiencias de acoso que muchas veces se dejan pasar y se transforman en conductas sistemáticas. 

Pero es importante no solamente quedarse en el discurso de generar “espacios seguros” sino que hay que tomar acciones concretas que emplacen al status quo y a lxs abusadores. Este es el caso de “Cyberia Conecction” espacio itinerante que recorre el sur de Chile,  liderado por Astrolabio y dionise aka Queerabiosa, quienes desde el año 2018 vienen implementando un estricto protocolo anti acoso en la pista de baile.

Conversé con Astrolabio un poco más sobre su experiencia y protocolos para hacer de Cyberia Conecction un espacio seguro y libre para mujeres y disidencias sexuales. 

Construyendo un espacio seguro

Cyberia Connection poseen un equipo de voluntaries compuesto  íntegramente por mujeres y disidencias, desplegados en espacios como la puerta, la barra o pista de baile,  en cada fiesta están atentxs frente a actos de violencia, como también de asistencia a personas que estén muy drogadas y necesiten asistencia; “Por lo general trabajamos en equipos porque nosotrxs no exponemos a nuestro equipo si se interviene se interviene de manera colectiva en el caso de un acoso en primera instancia se advierte al involucrado y queda en observación, si vuelve a incurrir es expulsado de la fiesta. En caso de ponerse agresivo se prenden las luces y se para la música hasta que la expulsión se vuelve masiva. Trabajamos en puerta, barra y pista de baile.

Por otro lado, señala que la figura de “guardias” en fiestas se torna compleja y muchas veces actúan de manera violenta, alejándose de un espacio seguro y feminista: “También recalcamos que no creemos en los guardias con complejo de paco ni agresividades somos una fiesta feminista que busca educar mas que agredir. Y también contamos con espacios de contención tanto para el agredido como para el agresor, se da aviso en barra para que no se le venda más trago en caso de estar en estado de ebriedad.”

Queerabiosa

Pero este no ha sido un camino simple. Durante los 3 años, han logrado plantear el protocolo el cual hoy aplican, pero recalca que es un aprendizaje constante; “La verdad es que se aprende sobre la marcha, hemos pasado muchísimas situaciones desde acoso a violencia o sobredosis de los asistentes. También trabajamos con uber seguros en caso de que la persona no se pueda retirar a su hogar de forma segura. Además,  no permitimos el ingreso de funadxs a la fiesta (funas públicas solamente, por que no sabemos la intimidad de las personas) ni de padres ausentes, creemos que no se merecen ingresar a la fiesta, nuestra música es para un público femenino y disidente, el resto del público que llega se acopla a nuestros principios y respeta la pista de baile. También llevamos botiquín y algunas veces con personal de salud por cualquier cosa, y vital no cortar ni negarle el agua a nadie.”

El acoso en la capital

Respecto a cómo ve Astrolabio la realidad que ocurre en Santiago cree que falta acción más que discurso al momento de hablar de espacios seguros;  “Depende netamente del público objetivo de la fiesta, y hay diferentes públicos y experiencias musicales. No basta con decirse espacio seguro, si no que hay que politizar la fiesta y entenderla como un espacio de distensión de la rutina para muchxs corporalidades femeninas, trans y no binaries. La realidad diaria es violenta y la fiesta se vuelve su espacio seguro donde pueden ser quienes son, nosotrxs nos aseguramos de eso; politizando la fiesta autoproclamándonos feministas en el sur del mundo, no por propaganda si no por necesidad. Para que los asistentes al ir a la fiesta digan este es mi espacio. Creo que en Santiago hace falta muchísimo esto. No sólo abanderarse con la música, es mucho más que eso, es amor por la pista de baile. Que tu espacio sea disidente no significa que sea seguro, ni nosotres mismos por tener nuestro protocolo podemos asegurar que no hay acoso pero lo que sí hay es acción para evitarlos.”

¿ Y qué pasa cuando el acoso viene de lxs artistas?


Pero cuando el acoso viene de parte de quién ostenta un poco más de poder en la pista de baile muchas veces son invisibilizadas, pero también, la falta de representación de mujeres y disidencias en los cárteles propician esta realidad; “Es sabido que la escena electronica esta dominada por hombres heteros cis, no podemos hacer caso omiso a ello, alguna vez incluso nos recriminaron que en nuestra fiesta sólo invitabamos mujeres y homosexuales, y discriminabamos a los heteros. Lo cual tomamos con humor pensando que hay cientos de escenarios para hombres. Los que más tocan son hombres, y hay muchísimas fiestas para ellos, incluso donde a pesar de tener funas por violencia o abuso se les sigue invitando a tocar. Nosotrxs como equipo también hemos cometido errores y hemos invitado a los equivocados (lamentablemente une no sabe la intimidad de las personas) pero tratamos de siempre preferir proyectos femeninos y ojala de disidencia sexual, por que creemos que si nadie lo hace porque no nosotrxs. Estamos atentxs también a esos djs que van a fiestas donde mujeres entran gratis, estamos atentas a cómo se refieren al publico y toda la información que manejamos se maneja anónimamente con el equipo antiacoso para no permitirles la entrada ni el acceso a una fiesta hecha completamente por y para mujeres y disidencias, trans y no binaries. Este año han fallecido dos amigues trans que venían a nuestra fiesta -Ñu y Ángel- y en esta ocasión les brindaremos un pequeño homenaje para recordar sus memorias con cariño y despedirles con amor.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *