El golpe y la resistencia de la escena electrónica en Pandemia

A todos nos ha cambiado la vida esta pandemia, es difícil pensar estos cambios sin la relación que tenemos con la música. El cómo la vivimos y la percibimos también mutó. De estar mirando a un artista cara a cara y sintiendo la música de la misma forma que ellx, hemos pasado a conformarnos con interacciones virtuales.

Sin embargo, este mismo escenario ha sido ideal que también sea una ventana abierta y una oportunidad a nuevos sonidos y artistas que anteriormente no han podido tener oportunidades en el circuito de fiestas y clubes de música electrónica capitalino. 

Entonces pasamos de la pista de baile a diferentes plataformas virtuales como streamings, festivales online, radios online, etc. Pero lo que sí queda claro, es que las ganas de vivir, crear y apreciar la música no se detienen. Conversé con diferentes actores de esta escena capitalina para tratar de entender de qué manera la pandemia del coronavirus ha afectado a la escena local.

El golpe a la Industria

Si la escena de clubes y fiestas capitalinas se vió afectada en primer momento por la represión policial y los toque de queda impuestos en la revolución de Octubre recién pasada, el golpe dado por la pandemia del virus COVID-19 y las medidas de confinamiento impuestas, afectaron aún más a que bajaran los ingresos monetarios de artistxs y clubes capitalinos. Este fue el caso por ejemplo del club NOA NOA que muchas veces no pudo abrir por el irrespirable olor a lacrimógena impregnado en el aire, o por la violencia policial, hicieron que muchas noches no fuera un lugar seguro para bailar. 

Para Ignacia Muñoz, directora de Industria Musical Electrónica Independiente de Chile IME, sindicato que agrupa a más de 80 artistas chilenxs, señala que la situación de vulneración que poseen lxs artistas independientes es aún mayor; “El rubro musical en general ha sido fuertemente golpeado por la pandemia, especialmente porque la industria de la música independiente es un ambiente muy precario en cuanto a seguridad y formalidad laboral. Casi no hay contratos de trabajo, existen muy pocas empresas constituidas y de baja facturación, que tampoco tienen muchas posibilidades de acceder a financiamiento. Varixs artistas de IME están pasando por momentos difíciles dada la imposibilidad de salir a tocar, incluso desde el estallido social. Muchos vivían en su totalidad de las presentaciones en vivo y la producción de fiestas.”


Pero como se menciona anteriormente, la Industria capitalina tuvo que sortear las dificultades vividas a causa de la represión política en la revuelta social pasada, por lo que como IME lanzaron el compilado Resiliencia en apoyo a artistas afectados económicamente por las medidas restrictivas. El pasado mes de Junio realizaron una actividad virtual parecida; a través de un streaming en conjunto a una marca de cervezas y el club NOA NOA, todo lo recaudado iría en apoyo de sus socixs

Ignacia lo cuenta de la siguiente manera; “La iniciativa Resiliencia nació hace unos meses cuando nos dimos cuenta de que quedaba cuarentena para rato. Partió con la producción de un compilado que reúne a 35 artistas para crear un fondo de asistencia a lxs más perjudicados de entre lxs 83 socixs que tiene IME. En ese mismo contexto, entre Grolsch y Noa Noa surgió la idea de crear una instancia de apoyo a la campaña, produciendo el Festival Resiliencia del sábado pasado. Fueron casi 8 horas continuas de música, con lxs DJ sets de Kami Govorcin, Ale Paz, Valesuchi, Lorelei y Nico Castro.”

Es interesante como funciona este cooperativismo, este apoyo entre artistas que no vemos comúnmente en otras industrias. Para Daniela Hinojosa aka Pety, si bien esta ha sido una crisis brutal,  algo interesante ha surgido en esta crisis como el cooperativismo presente en la escena “underground” de la música electrónica; “Creo que dentro de la escena musical en que deambulamos nunca hemos sentido respaldo bajo el amparo de alguna institución, la pandemia viene a develar el mundo adverso al que nos hemos enfrentado desde el primer día en que nos atrevimos a crear desde la independencia la música y el baile. En cuanto al daño propiamente tal, creo que claramente ha sido muy fuerte. Sin embargo trato de ser positiva y pienso también que esto puede ser un renacer y rehacer de tode. Hoy en día se fortalecen lazos y es posible construir entidades que nos hagan sentir respaldados, que nos hagamos visibles y tantas cosas más. Personalmente creo mucho en que lo que está haciendo el gremio IME, conformado hace dos años, ya que se genera comunidad entre músicos, djs, productores y otrxs trabajadores y creadores de la onda. Esto ayuda un poquito a sentir respaldo y compañerismo entre todes.”

Cuando llegamos a una fiesta muchas veces no pensamos todas las cosas que tienen que realizarse para que nosotrxs podamos disfrutar y bailar en un espacio seguro. Este es el trabajo que tienen detrás lxs productorxs de fiestas y festivales en nuestro país, quiénes sin duda se han visto afectadxs en esta crisis. Pero Pety indaga en otras dimensiones de la pista de baile, en la creatividad que ha sido protagonista al momento de compartir y sentir la música;  “Emocionalmente ha sido súper intenso y a momentos frustrante, pero también esta situación Covid nos ha hecho enfrentarnos creativamente, teniendo que saber encontrar respuestas o herramientas para seguir construyendo nuevos escenarios, buscando nuevos medios en los cuales podamos vincularnos con la música y el baile. A su vez me pregunto en cada experiencia que vamos viviendo, ¿qué es lo que realmente buscamos al hacer un streaming o en vivo? ¿Revivir las sensaciones físicas y mentales que vivenciamos al bailar «en libertad»? No es tarea fácil y tampoco creo que sea el objetivo final de las transmisiones o de esta nuevas formas de entretención en línea. Sí creo que podemos generar un espacio en el que la música sea compañía o lo que cada uno decida que sea. Pese a esto, a las dificultades y cuestionamientos que ha significado todo este cambio, ha sido muy hermosa la posibilidad de presentar a nuevos djs, la facilidad de llegar e incluso integrar a djs de lugares lejanos, como Puerto Montt o Copenhague.”

La crisis desde los ojos de la cabina

La figura del Dj sin duda es protagonista en esta historia. Algunxs artistas locales logran vivir principalmente de la música, recibiendo ingresos de manera regular por sus presentaciones en clubes, fiestas y festivales de música electrónica, por lo que debido a las medidas de confinamiento han tenido que buscar alternativas para percibir ingresos o meter mano a ahorros. Pero por otro lado, también ha sido un viaje emocional que los ha descolocado, que los ha sacado de su normalidad y también se han tenido que adaptar a esta virtualidad.

Andrea Paz, señala que “ha sido un proceso de adaptación a las nuevas condiciones de la realidad.” en que obligadamente se ha visto alejada de los escenarios. Cuando el Coronavirus se comenzó a expandir en continente Americano, Andrea se encontraba en medio de su gira en E.E.U.U. por lo que rápidamente tuvo que cancelar todo y en medio de la incertidumbre volver a Chile antes de los cierres de fronteras.

“Emocionalmente ha sido intenso, desde el comienzo de todo fue una situación de urgencia y un poco traumática para mí, ya que me encontraba en medio de una gira que me había llevado a Boston, USA, cuando ocurrió la primera alerta. Repentinamente se cayeron todas mis fechas de la gira, y lo que es peor perdí pasajes por que todo el mundo me instó a que saliera de Estados Unidos antes de que cerraran los aeropuertos, fue super extremo todo, fue literalmente una huida.” 

Fotografía por Marco Vera

Desde el lado económico ha sido una reinvención, muchxs de ellxs además de mezclar y producir música, son las mentes detrás de muchas fiestas y festivales capitalinos, por lo que la reinvención ha sido fundamental para la supervivencia en tiempos de pandemia. Para Andrea; “Lo del dinero no lo tengo para nada resuelto, he logrado vivir hasta el momento de goteos, devolución de impuestos, un par de pegas pero con pagos super simbólicos. La verdad, siento el “tiempo – espacio” más espesos, densos, me cuesta moverme con agilidad en rubros nuevos que no son los míos… pero siento que no hay tiempo ni recursos para dudar, hay que avanzar, darle, resistir, definitivamente es ponerse un poco más frío para ir tomando buenas decisiones, es algo super mental, salir fuera del área de confort y sobrevivir.”

Pero desde el punto de vista emocional Andrea señala que deprimirse no es la solución sino que ocupar esa energía con otro fines es fundamental; “Pero no pienso mucho en eso, me deprime en particular extrañar a la familia de amigos con los que trabajamos y los colegas con los que solía compartir. Trato de desviar la energía a pensar en cosas para hacer con los amigos ahora, como apoyarnos en este nuevo escenario y como reinventarme. Como en otras ocasiones de mi vida, decidí cerrar la puerta , un poco, a los excesos de información, empecé a ver menos noticias e intentar concentrarme en proyectos creativos, hicimos un festival streaming con unos amigos de México y Colombia, he estado trabajando en levantar una radio con RECREO y me encerré en el estudio a hacer música, cocino todos los días y me ha salvado literalmente de momentos más amargos volver a dibujar.” 

Sin embargo, aunque independientemente existan actividades virtuales gratuitas en diversas plataformas, también deben existir algunas instancias con remuneración hacia los djs que se presentan. Andrea piensa algo parecido, ya que “es la única forma de que se retribuya el trabajo de músicos y djs”


Las oportunidades que ha dejado la Pandemia

Pero la otra cara de la moneda de esta pandemia, ha permitido que nuevos artistas y propuesta musicales tengan un espacio virtual de difusión de sus proyectos. De esta manera, es como que en estos meses se ha potenciado de sobremanera los streamings de radios online, fiestas en zoom, experiencias de avatares y también cruzadas solidarias en apoyo a diferentes causas sociales. Se ha vuelto recurrente sintonizar proyectos como Catorcentena Radio, Estado Sonido, Uwu Club, Club Constructions, Hangar 909, Plácido Domingo, etc. 

Para Joaquín Valdes aka 512TR, quien fundó Club Constructions el año 2016, nunca pensó el alcance que lograría su proyecto durante todos estos meses. “Es muy grato ver la evolución de Club Constructions, considerando como partió esto. La “radio” inició en 2016 como un espacio para pasar música desde casa e invitar amigxs, de modo amateur. Fue durante los últimos meses donde tomó relevancia: Comenzando por el primer “festival” donde incluimos 40 actos, en su mayoría de artistas emergentes; Colaboraciones con Noa Noa presentando transmisiones en vivo desde el club y con la marca Súbito, trabajando en conjunto la curatoría artística y musical; Hasta la actualidad, colaborando con sellos y colectivos, tanto locales como del resto de América presentando actos de Argentina, Brasil, Colombia y México.”

Este espacio virtual a su vez ha sido una plataforma para que nuevas propuestas vean la luz, así todas las semanas la radio recibe dj y live set que son incluidas dentro de la curatoria de Joaquín; “Es fundamental incluir en nuestra programación tanto artistas emergentes como consagradxs en igual proporción. Se ha convertido un espacio donde puedes escuchar a tu artista favoritx y luego escuchar otro que no conocías, en una suerte de festival virtual de 10 horas. El ideal es romper la hegemonía con la que tienden a desarrollarse los movimientos culturales, hay mucho talento escondido en lxs DJs y productorxs de dormitorio.”

Otros canales online han emergido. A través de un avatar personalizado podemos entrar a la experiencia Habbo, un mundo totalmente digital en que podemos encontrarnos con nuestrxs amigxs de forma virtual siendo quienes queramos ser.  Uwuclub utiliza este canal para sus encuentros. Christián abarca, aka Sixi junto a Álvaro Tobar aka Ankaph, lideran esta plataforma que nace a mediados de marzo cuando recién comenzábamos esta pandemia; La idea nace de la necesidad de acompañarnos en la hermeticidad de estos tiempos, primeramente como amigos, posteriormente como comunidad, con el objetivo de adaptar la idea de fiesta a un formato virtual donde se pase bien y tratar de ser libres dentro de la inmersión virtual.”

El alcance que han logrado traspasa la localidad y han realizado streaming junto a sellos de otras latitudes de latinoamérica logrando generar lazos con otros artistas y sellos internacionales; “Afortunadamente sí, desde fiestas de otros países hasta artistas locales que no habíamos tenido la oportunidad de conocer antes. Nos hemos llevado gratas sorpresas con gente que hemos conocido. Otro factor importante para nosotros es que el club sirva como medio para conocerse entre artistas. Partimos por lo que nos gusta, pero tenemos la visión de mostrar otras ramas más allá del house y el techno, que sea real club. Incluso nos esforzamos por rescatar estilos que se han perdido acá, como por ejemplo, toda la rama derivada del Soundsystem.”

Respecto a la experiencia Habbo creen que ha sido bien recibida mezclando diferentes sentimientos en quienes la usan; “Para cierto público fue el factor nostalgia, para otro fue el factor novedad. Tratamos de aprovechar al 100% los componentes interactivo de Habbo, e innovar dentro de este mismo. Nos encanta ver cómo aún siendo un avatar la gente trata de darle su más parecido posible, y eso es súper interesante de ver. Además desaparecen las pretensiones porque somxs todxs un avatar.”

La música como acto solidario 

Durante estos meses diversas iniciativas han surgido para ayudar a los más necesitados. Este es el caso de la cruzada para recuadar fondos por los presos de la revuelta social lidarada por Estado Sonido y Catorcentena Radio. También destaca el aporte del festival Disidanza, que logró recaudar más de 1 millón y medio de pesos para compañerxs Trans del Sindicato Amanda Jofré, y la agrupación de derechos lésbicos Rompiendo el silencio

Por otro lado, la misma realidad de pobreza que están viviendo miles de familias en Chile, ha hecho que vuelvan las “Ollas Comunes” que no se habían visto en nuestro país desde la Dictadura de Pinochet. Por lo mismo otras iniciativas como el Festival Olla Común de Conchalí, y el Festival Olla Común Casa Colores, buscan aportar con donaciones monetarias a que estas ollas comunes sigan alimentando a muchas familias de Conchalí y Maipú.

Para Diego García aka @mr.most junto a @nkb99_ y @gabrielnetua desarrollaron la idea del festival al ver como el Estado Chileno reprimía estos actos en poblaciones de la capital. Diego me comentó que:estaba un día pensando que hacer como dj en estos tiempos de cuarentena y justo ese día vi la noticia de que los Pacos estaban reprimiendo a la gente en el bosque por pedir comida. Entonces se me prendió la ampolleta y se me ocurrió lo del festival, como referencia tenía algunas radios online de música electrónica que ya llevan un tiempo funcionando.” 

Respecto a la solidaridad de los djs nacionales, señala que siempre estuvo presente; “la respuesta de lxs artistas fue rápida y de mucho interés. La idea inicial era un festival de 48 hrs pero como vimos una respuesta mayor a la esperada muchxs artistas se sumaron y logramos extender el festival a 4 días. Todxs muy amables y entusiastas en participar y ayudar a difundir el evento.” Posterior a 96 horas de música se alcanzó un poco más de $300.000.- un aporte directo a los vecinxs de Conchalí.



Si bien se supone que ya ha pasado el peak de contagios en nuestro país, todavía queda tiempo para que todx vuelva a una “nueva normalidad” tampoco sabemos como será el futuro de la pista de baile, pero lo que si tenemos claro, es que la pasión y ganar de crear y compartir la música no se van a ir aunque este virus nos amenace. El momento de reinventarnos es ahora, por lo que la creatividad es una herramienta más para superar esta crisis. 

Para Ignacia de IME cree que; “han y hemos sabido “sacar provecho” de la pandemia, que nos ha obligado a ponernxs creativxs, pues independiente de no poder salir a tocar, lxs músicxs seguirán haciendo música, siempre. Desde que inició el confinamiento que han surgido muchísimas iniciativas de transmisión desde la casa vía streaming, maratones, podcasts, festivales, etc. Casi todos los días puedes encontrarte con shows de DJs y música en vivo. Se cambió el medio, pero la motivación y las ganas de hacer música están intactas. También la conciencia de que la música ha sido recurso esencial para sobrellevar estos extraños y difíciles tiempos.”

La aparición de estos espacios de música virtual ha sido fundamental para que sigamos escuchando la propuesta y el sonido de quienes admiramos. Para Andrea Paz cree que esto es algo bueno que nos ha dejado la pandemia; Me parece que es uno de los puntos favorables dentro de todo lo que ha sucedido. La oportunidad de que se establezcan nuevas plataformas de difusión profesionales, con buenas curatorias y dedicación especial en los contenidos. La gente está volviendo a consumir radio, el concepto de habitar tu espacio acompañado de una radio, y han surgido excelentes iniciativas a mi parecer.” Sin embargo, también es clara al decir que no es lo mismo que la experiencia del club; “Para mí no hay punto de comparación con estar en una fiesta real , en un concierto, o en un club bailando con tus amigos y escuchando la música en vivo y en directo. Encuentro un poco tétrico todo lo virtual, y como el humano se adapta con tanta rapidez.”

Algo parecido piensa Joaquín de Club Constructions, ha logrado generar vínculos y redes en este tiempo pandémico; Creo que lo más importante es que la radio sea el vínculo entre quienes realmente la componen: l_s artistas que presentan contenido y la audiencia. El proyecto comenzó como una suerte de colectivo pero mutó y actualmente la intención es lograr que sea un medio de comunicación e intercambio entre todas las partes. Es un gusto poder compartir el espacio.”

Si bien el futuro es incierto la invitación es a mirarlo con optimismo, teniendo en consideración lo difícil que ya era hacer música y generar espacios de comunidad antes de la pandemia, hay que ver como será en el futuro. Según Pety, no hay que perder las esperanzas como un acto de resistencia; “Yo creo que vamos a poder volver a encontrarnos en un espacio de música y baile. Sin embargo va a ser difícil, aún más difícil de lo que ha sido siempre, ya que vivimos en un estado de vigilancia permanente y eso va a durar por un buen rato. El underground resiste y de eso sí que estoy segura. 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *