La transformación y el regreso de Kamila Govorcin, entrevista en profundidad

A días de presentar uno de sus trabajos más importantes en el ciclo live de Estado Sonido, pude entablar una conversación íntima con Kamila Govorcin. Aquí  me comentó sobre sus procesos de transformación; sentimientos y sobre lo vivido en este último tiempo pandémico. Pero también pude conocer su visión sobre los desafíos y retos que tienen a cuestas la escena electrónica local. En la siguiente entrevista Kamila abre su corazón y sus emociones quedaron plasmadas en hojas de honestidad al igual que su música.

¿Qué significa para tí la próxima presentación en Estado Sonido?

“Esta presentación tiene mucho más trabajo y sentido, va de la mano con un proceso personal, en que a través de una catarsis pude plantearme la idea de armar un viaje de transformación. Desde el aspecto sonoro va desde sonidos más graves y de apoco  lo voy transfomando en algo más liviano y agudo, va desde la materialidad hacía la etéreo. Es puro trabajo de síntesis, no hay beats ni batería. Utilizaré un sintetizador digital, un controlador ROLI, micrófono y computador. La presentación va acompañado del trabajo visual de Hypereikon con Cony y Seba, llevamos un proceso creativo juntos, es sobre la creación de  mundos imaginarios que va de la mano con lo que quiero presentar, mundos abstractos.”

¿Qué representan los sonidos que exploras actualmente?

“A través de procesos de introspección y meditación, me han llevado a mundos medios vacíos, pero a ratos me llueven ideas y no las bajo, pero siento que este trabajo es por fin escribir y materializar un montón de ideas que me han estado llegando. Por eso, también lo veo un poco como mundos paralelos, información que llega de otra parte y que está por ahí, lo asocio a un proceso de transformación en como lo  que he vivido, liberándome del cuerpo y de cargas, para conectarme más fácil con la música”

Los colores y las transformaciones de Kamila

Kamila ve la música a través de los colores, y este descubrimiento me vino a hacer sentido a mucha de su propia sonoridad, en su forma de transmitir la música…

 “Ahora ando buscando otros colores, más color. A veces sentía que el techno se me hacía monótono. Identifico la música con colores, a veces la siento con ciertos colores. Creo que tenía una paleta de colores muy apagada, y yo me siento super colorida y Este live viene a mostrar harto color, en como yo lo siento y lo percibo es mucho más colorido a otras cosas que he hecho. Creo que he estado en un proceso personal de mucha limpieza e introspección y como teniendo más claridad de lo que yo tengo dentro y de lo que puedo compartir y entregar.”

¿En qué has estado durante el tiempo de la pandemia?

“En marzo me iba a vivir a Canadá, me quedé fuera del avión una semana antes.  Había vendido todos mis equipos para tener las lucas para irme, tenía pasajes el 24 de marzo y cerraron la frontera 4 días antes de mi vuelo. Los primero meses igual fui positiva, participé en las primeras programaciones en línea, pero llegué a un momento entre que yo no estaba bien anímicamente, y me di cuenta que el viaje a Canadá se caía a pedazos, no tan sólo la fecha sino que también el plan cagó. Sentí una urgencia de enfocarme más en mis cosas, y a la vez se me hizo muy difícil hacer un set,  de encontrarle sentido sin ver gente bailar. Para mí no es algo que lo preparo sola, lo voy viendo cuando siento la energía de las personas, entonces no hay información clara, lo hago sólo según mi información pero es diferente, el dj set tiene que ser con gente. Entonces llegó junio y dije no haré más, necesitaba una desconexión absoluta de un ritmo en que cada fin de semana tocaba, dejé de escuchar música electrónica, escuché música clásica, otros sonidos.”

Y después de todo este tiempo ¿Cómo ves el ritual de baile?

“Súper necesario, muy necesario, demasiado. Me pasa que tengo 38 años, dejé el alcohol, las drogas, estoy muy en una parada en que necesito cuidarme mucho, entonces tampoco quiero salir a carretear. Hace semanas ya el cuerpo me pedía bailar, lo necesitaba urgente, sentir que tienes el cuerpo. Hoy estamos tan enfocados en lo intelectual que se nos olvida que tenemos cuerpo. Haciendo un paralelo con el deporte lo bakan del baile es lo que te salga, lo que tu cuerpo quiera, donde se quiera mover, es una liberación más auténtica de tu cuerpo. El baile es necesario, ya que expresa mucho más allá que el lenguaje.”

Y al volver a los controles de la pista de baile, ¿Cómo te sientes al respecto?

“La veo con nervios. En un momento dije no tengo mucha claridad en volver con el dj set. Por un lado quiero enfocarme más seriamente en la producción musical, y para mí cuando produzco música tengo que dejar de escuchar música para conectarme realmente con lo que sale de mí. Y el disyoqueo es estar buscando música constantemente. Entonces en un momento me di cuenta que hago una bien y la otra sale a medias o salen las dos a medias, pero tengo que dejar una para dedicarme a la otra. 

Al menos con este live que es ambient que es totalmente distinto me está permitiendo expresarme bien sin tener interferencias, y a la vez preparo un set para club sauna, «pero trataré de no volver a un ritmo tan exigente como el pre pandemia, para poder enfocarme más en los lives y en la producción musical. Tampoco quiero que todo se encierre en electrónica de pista de baile, si sale un pop, si sale lo que tenga que salir, estoy dispuesta.”

Siempre has tenido un ritmo ágil en la producción musical…

“Me doy cuenta que estos últimos años me tomaba el dj set más en serio por que lo disfruto, si bien es algo que nace de tí por que es tu selección musical, la música no es tuya, para poder comunicar algo que viene realmente de adentro sólo lo logro al producir. Pero para que se escuche bien y de forma amplia tengo que ser más matea, más estudio y no solamente de música, sino que también de filosofía, entendiendo hacia dónde voy, qué es lo que quiero comunicar, que es lo que me hace sentido, es todo un trabajo profundo, personal, existencialista.”

Durante ese periodo dejaste el sello nacional Panal Records ¿Cómo has vivido este alejamiento?

Salí de Panal el año pasado por distintos motivos. A pesar de los sentimientos involucrados por la salida, todo bien con Elías, y también Leonor se quedó trabajando con él. Ella es capísima, agarró super bien al sello y tiene sus ideas super claras. Me fui tranquila porque confío en el trabajo de Elías y Leo, juntos los veo mucho más proactivos que yo. Sentí que estaba un poco desmotivada con Panal y no estaba aportando de una manera sana para el sello, y por eso preferí salirme mezclado con otros temas personales. Fue un poco tenso y triste, pero todo bien.”

La necesidad de crecer como Industria

Kamila también es clara, es necesario profesionalizar las propuestas para crecer como un industria, para vivir de la música, es imperante el crecimiento como un industria….

¿Crees que la pandemia puede propiciar el fomento de la industria de la música electrónica?

“Quienes estábamos dedicados al disyoqueo quedamos sin pega. Como no boleteamos quedamos sin acceso a bonos, estábamos botados, sin capacidad de ahorro porque alcanza para el día a día, Quizás es el momento de ponernos más serios. Es el momento de quizás hacer industria, si queremos seguir con esta escena, si queremos seguir con la fiesta, sí, de otra forma no dá, fue muy devastante la pandemia.”

Y frente a “lo Clandestino” ¿Qué opinas?

“Es entretenido pero hasta cierto punto. Una ya está más viejita. También hay un público que quiere bailar, pero se siente vulnerable en espacios con mucha exposición de drogas, por lo que terminan yendo a lugares más «fomes» o simplemente a ninguna parte.”

El club no muere!

“Ha sido tan devastadora la pandemia para los clubes, hay algunos que hacen lo posible para reactivarse, como el Vita; donde el Camilo con la María José están trabajando de la mano y lo están haciendo super bien. Yo creo que ese espacio debe fortalecerse y estableciéndose cada vez más. Camilo es un motivado, se  nota que ama lo que hace y con esas ganas se llega lejos. Murió Noa, es muy triste. Pero creo que los clubes nunca van a morir, y las fiestas clandestinas si bien son en ese escenario están super bien hechas. Yo creo que hay que darle tiempo. En la pandemia, por un lado hay quienes no quieren carretear, pero uno puede ir a una fiesta, bailar y cuidarse y socializar. La pandemia si nos enseñó sobre la importancia de estar bien, física y mentalmente, creo, ojalá, en ese sentido el baile es algo positivo siempre. La gente aprende a conectarse más a través del baile y el club, este nunca va a morir, siempre se renueva con espacios y djs nuevos, como proceso de transformación y cambios. Estos dos últimos años han sido de transformación con la gente y lo que he experimentado.”

¿Cómo has visto la evolución de la escena local?

“Es algo que noté desde el principio de la pandemia,  porque comenzaron a aparecer más nombres, y más gente que no se había atrevido o no tenían el acceso, o no era conocida y no la invitaban a una fiesta. Pero ahora con el boca a boca y mayor difusión online, aparecieron más personas con más propuestas, muchas de ellas muy buenas, hay más talleres y profesores que enseñen sobre este interés, fue un crecimiento muy fuerte y es muy lindo, que aparezcan más nombres y estilos junto a cabrxs más chicos, es muy muy positivo, que se fortalezca y mantenga.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *