A BAILAR ESTE FINDE!

Este fin de semana largo está más que movido! fiestas por todos lados y lo mejor que para todos los gustos!

Partimos este JUEVES 26

Después de varios meses sin dar noticias después de su salida de su mítico local de Bellavista, vuelven en formato de fiesta itinerante. Esta vez se toman el clásico Cine Arte Alameda en 2 escenarios:

  1. TECHNO STAGE: Aquí se lucirán Román&Castro en formato live, Andrea Paz ( que viene llegando de una exitosa gira por México) y el genio residente de Diamante Record Daniel Klauser
  2. MAGIA STAGE: Si los ritmos tropicales y te derrites con los son sonidos étnicos fusionados con un buen techno, entonces no pararás de bailar! Se tomarán las perillas Inti Kunza y Matanza!

Precios: $5.000.- hasta las 12:30

$8.000.- el resto de la noche!

Los sonidos locales se toman el cielo de Santiago. Una fiesta pensaba en las alturas, en pleno corazón de Santiago. Un escenario privilegiado para mover las caderas!

sonando Alejandro Paz (Discos Pato Carlos), Maxi Cat y Daniel Klauser (Diamante Records)

Precios: GRATIS hasta las 12:00

$3.000 hasta la 01:00
$5.000 General

 

VIERNES 27/10:

Este gran colectivo ya nos deleitó hace poco con #DekmantelbyClubSauna. Ahora vuelven por más. Esta vez los invitados de honor son los colombianos de #VideoClub! Los representantes son Manzvr y Leoon, ambos residentes del club colombiano

En las perillas: 🔥 Mansvr & Leeon (Videoclub, Bogotá) 🔥 Kamila Govorcin & Elias Deepman (Panal Records) 🔥 Andrea Paz & Roman (Club Sauna)

Una buena mezcla de sonidos y sellos que nos harán bailar hasta altas horas de la madrugada!

3 Grandes djs locales se dan cita en esta nueva fecha de Club Vita: Diegos (Discos Pato Carlos), el genio de Matias Rivera (Diamante Record) y Daniel Klauser presentando su nuevo Live.

Además estarán las visuales de la seca Checa, amenizando esta velada.

Precios:

Entrada gratis hasta las 12.00hrs
3.000 entrada general
2x $5.000

SÁBADO 28/10

Desde las 17:00 estarán sonando las perillas junto a grande snombres de la escena local y los invitados estelares de Colombia Leeon b2b Mansvr

PRECIOS:

GRATIS hasta las 22:00 hrs

$3.000.- hasta las 00:00 hrs

$5.000.- el resto de la noche!

 

 

 

 

 

 

Nuevo lanzamiento! La Chimba Radio Show! Vol. V

Una nueva entrega de sonidos latinos llega por parte de los amigos de La Chimba Discos

Esta vez los sonidos vienen a cargo del destacado productor y dj local Inti Kunza que a través de sonidos tribales y latinos, nos da una clase magistral de lo que es ser latino!

Sube el volúmen a tus parlantes ya que el viaje está por comenzar!

Escucha el mix en el siguiente link!

[fvplayer src=»https://www.youtube.com/watch?v=xh9cqEguudk»]

Dekmantel presentado por Club Sauna

Una noche única viviremos este próximo viernes 29 de Septiembre en Matucana 100, cuando uno de los festivales que dominan la escena underground europea aterrice por primera vez en Chile. Dekmantel colectivo de origen holandés, con más de 10 años de historia, llegan por segunda vez en Sudamérica, en un tour que los llevará por Colombia, Perú, Brasil y por supuesto Chile.

Los principales invitados son Interstellar Funk, parte del sello holandés Rush Hour ,es uno de los más esperados de esta temporada. También moverán las perillas Dekmantel Soundsystem, encabezado por Casper Tielrooij. Entre los locales, estarán prendiendo los motores los residentes Andrea Paz, Román y Castro (live), Diegors y Kamila Govorcin

Preventa hasta el 27 de septiembre $7000
Valor entrada:
21:00 a 00:00 $10.000
00:00 a 05:00 $15.000

Más información de horarios y entradas pinchando aquí

No te lo pierdas ya que será una noche de alto impacto!

Esto es la Última Sensación! Bienvenidos!

La música siempre nos acompaña. Podemos elegir llevarla con nosotros o simplemente sale de alguna ventana o vitrina. Pero éstas no son sólo melodías elaboradas en algún estudio de música, sino que también se forman ritmos improvisados en la calle.-Autos y micros, construcciones, autopistas pájaros, gente, niños y árboles- todos los sonidos que nos rodean de alguna u otra forma nos definen como individuos, con gustos, decisiones e identidad.

Los sonidos están en todos lados, y eso es lo que los artistas latinos han podido identificar. Entonces ser Latino y músico es una mezcla única, ya que el sincretismo está a flor de piel. Mestizos, indígenas, latinos y no tanto, habitan un espacio común que los define como artistas.

Para nadie es extraño que en este lado del planeta, y especialmente en nuestro país, se está gestando desde hace un par de años un movimiento y una escena electrónica muy diversa, llena de ritmos y beats únicos. Camadas de djs y sellos de música y productores de fiestas, han sabido expresar exactamente lo que está pasando en nuestro entorno, creando piezas con carácter e identidad latina. Hoy estamos viviendo un momento excepcional e irrepetible, donde las tendencias y las vanguardias musicales nacen en nuestras calles y clubes, y hacen de Chile un destino único en que la libertad y el respeto son los que inspiran los sonidos.

Entonces ¿Cuál es el sonido Latino? Ésta es la constante búsqueda que impulsa a La Última Sensación, una pesquisa permanente de inspiraciones a llamarnos latinos. Buscamos conocer cuáles son las motivaciones que envuelven a los artistas en su proceso creativo, o cuáles son las razones que nos llevan a mover los pies y bailar hasta no poder más!

Es por esto que nace esta plataforma virtual, en la que diferentes expresiones culturales puedan reflexionar en torno a la música electrónica. Buscamos ser un aporte y  alcanzar ser un punto de encuentro entre las ritmos latinos que nos acompañan todos los días. Éste es el motor que impulsa La Última Sensación, sonidos latinos para el mundo! Sean todos muy bienvenidos!

 

Esto no es una crítica: Nicolas Jaar en Chile

Antes de contarles cómo fue mi experiencia en este concierto debo aclarar que el tomar media dosis de LSD te hace ver las cosas de otra manera, con mayor pasión e intensidad, apreciando cada segundo de cada canción. Una hora antes de comenzar el recital estaba en la terraza de la Cúpula, cuando se me acercó un amigo muy querido, quién nos ofreció un maravilloso zucchini deshidratado que contenía una gota de ácido. Es por este motivo que mi relato se verá influenciado por todas las emociones y sensaciones que este estado de inconsciencia provoca junto a la música.

Después de una hora de haber comido el zucchini, las primeras sensaciones comenzaron a llegar. El estómago es el primero en ser notificado, y las emociones, el exceso de dopamina se manifestaban como una cosquilla incesante que no dejaba de recorrer mi cuerpo. La felicidad y la sonrisa dibujada en la cara se apoderaban de mí, ya no había vuelta atrás y el cuerpo ya necesitaba la música vital.

Eran cerca de las 10:30 de la noche y Tomás Urquieta terminaba un set lleno de sonidos industriales, denso de ruidos de las calles, de las construcciones, del movimiento constante de las ciudades; un discurso muy político, que elige visibilizar espacios silenciados o nunca tomados en cuenta. Éstos me atrapaban y a veces me asustaban, muy al estilo del trabajo de Urquieta.

Después de un rato de risas y espera, las luces caen al igual que la mala música elegida por la productora para el intermedio entre los shows.

Lo primero que escuchamos de Nicolás es un: “Gracias por venir”, consciente que este era su segundo concierto oficial en el país. Yo no conozco mucho sobre la vida de Nicolás más allá de lo que cuenta Wikipedia: que su vida ha transcurrido entre la influencia cosmopolita de venir de una familia con raíces multiculturales, en que destaca la figura de su padre, un reconocido artista y arquitecto. Aunque no es un artista radicado en su país de origen, ni tampoco es donde ha vivido gran parte de su vida, su discurso me recordó muchos momentos comunes de la infancia e historia de cualquier niño en Chile. Esos momentos de jugar en la calle, de videos familiares grabados en VHS, de viajes a la playa en familia y cenas de Navidad. No sólo están en la memoria de Jaar, sino además en recuerdos colectivos de los que nos llamamos chilenos, de los que nos llamamos latinos.

Su live set avanzaba, al igual que la intensidad de sus sonidos. Comienza a sonar “NO, y no dejaba de concentrarme en la intensidad de sus letras; “Ya dijimos NO, Pero el Sí está en todo…No hay que ver el futuro para saber lo que va a pasar…” me hacía sentirme interpelado, mirarme introspectivamente y finalmente me impulsaba a actuar. Mi mente no dejaba de viajar, lo que materializaba finalmente bailando, sacando todo a través del movimiento.

Pero Jaar no dejaba de sorprender. Su viaje musical continuaba, al igual que la variedad de sus sonidos. De un momento a otro nos transportaba de una intensa atmósfera ambiental, a emprender unos segundos en un trance, un “tranceo” intenso que la diversidad de público no esperaba, pero esta es una de las gracias de Jaar: no es un artista a quien se puede encasillar en un estilo específico de música electrónica, sino que no tiene miedo en hacer un live set diverso, rico en sonidos que sin duda son bien recibidos.

Pero el viaje no terminaba ahí, y las atmósferas que generaban no dejaban a nadie indiferente. Jaar tiene un momento para todo: para bailar, para perderte y también para contemplar. Muchas veces su música era el momento perfecto para sólo admirar, y sólo podía concentrarme en los sonidos, a rato olvidaba el baile para sólo abrir los oidos. Cuando más nos tenía arriba llegó un momento que a la mayoría de los presentes les caló hondo. Su interpretación del clásico «Mi viejo», del argentino-italiano Piero, fue quizás el momento más emocionante de la noche. Esta es una canción de 1969 que sin duda Jaar ha logrado re interpretar, dándole un nuevo sentido para las generaciones más jóvenes, que escuchan una versión cargada de emociones. Nuevamente vinieron recuerdos de niñez, días en la casa de mis padres donde sonaba esa canción como banda sonora de días y de tardes de infancia, quizás pintando o revisando fotografías familiares. Al mirar a mi alrededor durante el concierto, me di cuenta que no fue solamente mi historia la interpelada, sino que muchos también fueron tocados y las lágrimas cayeron en más de alguno.

Este ha sido sin duda uno de los viajes más intensos de los que he vivido. Gracias a Jaar confirmé una vez más que la música no es necesariamente un instrumento de liberación a través de la pista de baile, sino también de contemplación de sonidos que calan profundo en nuestras emociones, en nuestra constante construcción como individuos, en nuestra historia. Esto queda claro en los últimos trabajos de Nicolás; su propia historia fue expuesta y compartida con todos los que estábamos ahí. Creo que nadie quedó indiferente a los sonidos y la experimentación de Jaar. Fue un viaje intenso. Nada más que agradecer a este artista por ser honesto y entregar tanta vulnerabilidad con su música.

Finalmente los sonidos se fueron diluyendo, como también el impecable y delicado juego luces comenzó a apagarse, mientras nosotros nos mirábamos las caras resignadas aún afectadas por tanta emoción. El concierto había terminado, pero nuestro viaje todavía no.